Comprar una vivienda okupada: análisis detallado

La adquisición de una vivienda okupada, es decir, una propiedad en la que residen personas sin el permiso del propietario, es un tema que ha despertado un interés creciente en todo el mercado inmobiliario.

Aunque a primera vista pueda parecer una opción arriesgada, esta práctica se está convirtiendo en una elección interesante debido a la incertidumbre económica actual. En este artículo, exploraremos minuciosamente cómo funciona comprar una vivienda okupada y examinaremos los pros y los contras asociados.

Definiendo una vivienda okupada

Antes de profundizar en los detalles, es importante establecer una definición clara de lo que implica una vivienda ocupada. Según la Real Academia Española (RAE), la «okupación» se refiere a un movimiento que busca la ocupación de inmuebles ajenos que están deshabitados, generalmente como una manifestación antisistema. Y sus ocupantes, los “okupas», son las personas que se instalan en ellos sin el consentimiento del propietario.

En resumen, una vivienda okupada es aquella en la que viven personas sin autorización del dueño, ya sea una persona o entidad legal. Esto implica una ocupación ilegal de la propiedad.

Propietarios y orígenes de las viviendas okupadas

Las viviendas ocupadas provienen de diferentes situaciones:

Bancos: muchas de estas propiedades, son antiguamente de propietarios que, debido a dificultades financieras, no han podido mantener al día los pagos de sus hipotecas. En estos casos, los bancos se han quedado con estas propiedades después de ejecutar un desahucio. A pesar de ello, las viviendas siguen ocupadas ilegalmente por personas que se niegan a abandonarlas.

Venta por el propietario: en otros casos, son los propietarios originales de las viviendas okupadas quienes deciden venderlas para evitar así, lidiar con los problemas que conlleva la ocupación ilegal. A menudo, esto implica vender la propiedad a un precio inferior al valor de mercado.

Ventajas y desventajas de comprar una vivienda ocupada

Como en cualquier decisión importante, comprar una vivienda ocupada conlleva sus propias ventajas y desventajas:

Ventajas:

  • Precio reducido: Las viviendas ocupadas, ya sean propiedad de bancos o de particulares, suelen venderse a un precio por debajo del valor de mercado. Los bancos buscan liquidez, mientras que los propietarios prefieren vender a pérdida que mantener una propiedad en condiciones precarias.

Desventajas:

  • Difícil acceso: el nuevo propietario no podrá acceder a la vivienda, ya sea para vivir o alquilar, hasta que se realice el desalojo, un proceso que puede llevar mucho tiempo y requerir acciones legales complejas. En muchos casos, será el nuevo propietario quien deba iniciar un proceso de desahucio.
  • Posibles daños y reparaciones: la vivienda ocupada ilegalmente puede haber sufrido daños que no han sido reparados. Por lo tanto, el nuevo propietario podría enfrentarse a la responsabilidad de realizar reparaciones y asumir los gastos asociados.
  • Imposibilidad de tasación: Debido a la ocupación ilegal, puede ser difícil tasar la vivienda de manera precisa, lo que puede afectar la obtención de financiación para su compra.

mo comprar una vivienda okupada

Si decides explorar la compra de una vivienda okupada, deberás tener presente algunos pasos esenciales a seguir:

  • Verificación de cargas: antes de proceder con la compra, asegúrate de verificar si la vivienda tiene cargas o deudas pendientes.
  • Asesoramiento legal: consulta con un abogado especializado en transacciones inmobiliarias de este tipo. Un experto legal te proporcionará una visión clara de los riesgos y las oportunidades involucrados.
  • Contrato detallado: Asegúrate de que el contrato de compra contemple claramente quién asumirá la responsabilidad de los posibles daños, ya sea el antiguo o el nuevo propietario.
  • Gastos e impuestos: como en cualquier transacción inmobiliaria, el comprador deberá asumir los gastos e impuestos asociados.

En resumen, comprar una vivienda ocupada puede ser una opción atractiva debido al precio reducido, pero conlleva desafíos relacionados con el acceso, posibles daños y complicaciones legales. Antes de embarcarte en esta aventura inmobiliaria, es fundamental tomar precauciones, buscar asesoramiento legal adecuado y comprender plenamente las implicaciones únicas de esta inversión.

En DESOKUPACIÓN INTEGRAL, tienes a tu disposición un asesoramiento detallado de todo el proceso, contamos con un departamento jurídico especialista y ofrecemos un servicio de elaboración de informes de viabilidad. Este servicio está diseñado para proporcionar a los potenciales inversores interesados en la adquisición de activos de este tipo información exhaustiva sobre el estado de la propiedad, el perfil de los ocupantes ilegales y, basándonos en nuestra experiencia, una evaluación de las posibilidades de recuperar la posesión de la propiedad en un plazo reducido.