Desokupación Integral desaloja un bloque de viviendas en Moncofa

Al saber de la entrada en escena de esta compañía, algunos okupas se marcharon hace días y el colectivo se quedará para presionar y lograr que el edificio de la calle Geldo quede vacío

Moncofa ha vivido este miércoles por la tarde el primer desalojo de viviendas, concretamente en el edificio de la calle Geldo, en el que miembros de la empresa Desokupación Integral, acompañados por guardias jurados titulados, han iniciado un control de acceso a los domicilios que, desde hace varios años están okupados por familias.

Pol Creus Franco, representante legal de los propietarios de vecinos, ha explicado que «Desokupación Integral es una empresa mediadora que trabaja con la finalidad de que las personas que están de okupas entiendan que no puedan estar más tiempo utilizando una vivienda que no es de su propiedad».

Al saber que estaba preparada la intervención de esta compañía, en las últimas semanas han habido okupas que han marchado a otro edificio, bien en Moncofa o en otras localidades, porque eran conscientes de que algún día podrían el momento de obligarles a dejar las viviendas okupadas.

Importante presencia policial

Todo ha comenzado a las 16.45 horas, cuando los miembros de la empresa han empezado a actuar en las viviendas que continúan okupadas. Ha habido una importante presencia de policías para tratar de evitar cualquier tipo de altercado.

En el momento del dispositivo del desalojo había unas 20 familias okupando viviendas que este jueves se han mantenido dentro de las viviendas. En el resto de domicilios ha empezado el sellado de las puertas por medio de una empresa que ha colocado chapas de hierro y se seguirá con este proceso hasta que todas las viviendas tengan precintado el acceso principal.

El objetivo es vaciar todo el bloque

Los mediadores han estado hablando con algunos okupas para que sean conocedores de primera mano de todo el proceso que seguirá la empresa Desokupación Integral hasta que logren vaciar todo el bloque de viviendas.

 Las personas que en su día adquirieron una vivienda de este bloque reconocen que esta actuación era más que necesaria y el control de acceso es la primera piedra de una actuación que desconocen el tiempo que durará, pero de lo que se trata es que los okupas noten que están controlados, presionados y que realmente desconozcan cuanto tiempo durará esta situación.

De hecho, un grupo de propietarios ha estado durante toda la tarde viendo cómo estaba actuando la empresa y, al mismo tiempo, se ha manifestado en contra de la no presencia del alcalde de Moncofa. Sí que estuvieron representantes del PSPV-PSOE y de Vox, que han conversado con los propietarios y conocieron de primera mano todo lo que están sufriendo. Los propietarios han pedido soluciones a la nueva corporación municipal.

 Historia del edificio Paradise de la calle Geldo

 El edificio Paradise que cuenta con alrededor de 70 viviendas. Contaba con todas las comodidades de una construcción del siglo XXI, ya que los trabajos se llevaron a cabo en la época del boom urbanístico y en aquellos años la demanda de viviendas fue tan alta que la oferta no podía ser menor. Por este motivo, en la planta superior del edificio se construyeron una serie de jacuzzis y estancias para el disfrute de todos los propietarios.

La desgracia comenzó en el 2008, con la finalización del complejo residencial y el estallido de la burbuja inmobiliaria. El constructor, dueño de la S.L. AGPI, aguantó las propiedades hasta enero de 2013, «único periodo en el que pudimos disfrutar de nuestras propiedades, momento en que vende/regala la SL, cargada de deudas», explica el presidente de la comunidad de vecinos, Alejandro Sáez.

El nuevo dueño se negó a hacer cualquier tipo de pago a la comunidad y se dedicó a alquilar de manera ilegal los apartamentos que, en ese momento, pertenecían a la SL., y el propio Sáez indica que «después el edificio quedó al amparo de las mafias de la ocupación, dedicándose a robar en las viviendas de propietarios y a alquilar las de AGPI tras hacerse con ellas entrando de forma ilegal». «La situación se pone realmente complicada en 2018 y hasta el Síndic de Greuges da la razón a la Comunidad de vecinos y obliga al Ayuntamiento a poner en marcha un plan integral para solucionar el problema, sin ningún éxito, todo sea dicho», ha añadido.

«Nido de delincuencia y narcotráfico»

El presidente de la comunidad de vecinos ha afirmado que «el edificio es un nido de delincuencia y de narcotráfico y las mafias se han apoderado del mismo, siendo un grave problema para los propietarios de viviendas, así como para los vecinos de los alrededores, porque casi diariamente en dicha zona se producían situaciones de peligro, por altercados, quemas de vehículos, robos, donde tenían que estar presentes efectivos policiales y llevar a cabo las detenciones y denuncias pertinentes. Han utilizado pisos para plantaciones de marihuana y el garaje para desguazar vehículos robados».

En 2020 SAREB se hizo cargo de las propiedades y, al menos, asume las cuotas de la Comunidad de vecinos, pero no su gestión, que desarrollan los propietarios particulares. 

Fuentes:   elperiodicomediterraneo.com